Reto de Noviembre de La Casona de Salamanca. Milhojas de Humus y Chorizo.

 Se acercan para muchos las navidades más austeras de la historia pero no por ello debemos de caer en la desidia pues, unos ingredientes tan sencillos como unos garbanzos y chorizo bastarán para montar un plato digno de la mesa más sofisticada y exigente.

 La Casona de Salamanca nos proponía elegir entre castañas o chorizo para su nuevo reto. Y elegí el segundo, creando un plato : “Milhojas de Humus con Chorizo” que si bien lleva su tiempo preparar cuenta con la ventaja de que todos sus componentes se pueden preelaborar hasta con cuatro días de antelación y emplatar rápidamente en el momento de consumir. Ideal para los próximos días de fiesta y que espero os guste.
 Besos.
https://www.facebook.com/pages/La-Casona-de-Salamanca/524644357548330

“Milhojas de Humus y Chorizo”.
Ingredientes ( para 6 raciones):
Para los Garbanzos ( puedes usar ya cocidos y ahorrarte este paso aunque el sabor no será el mismo)
– 300 gr. de Garbanzos.
– 1 Hoja de Col.
– Agua ( abundante para el remojo de los garbanzos y al menos tres litros más para la cocción).
– 1 Cucharada de Sal del Himalaya.( o común ).
– 1 Cucharada de Shiro Miso ( Miso blanco en pasta de venta en herbolarios).
– Medio Vasito de Agua ( para diluir el Miso).

 Ponemos los garbanzos en remojo, cubriéndolos bien con abundante agua fría y con la hoja de col, dejándolos unas doce horas ( lo ideal es ponerlos por la noche para prepararlos al día siguiente).
 Una vez remojados los garbanzos ( habrán doblado su tamaño), los ponemos a cocer en una olla o cazuela grande, cubiertos de agua sobrepasando ésta unos tres dedos por encima del volumen de las legumbres, la hoja de col también la añadimos, la sal y la pasta de miso diluida en el medio vasito de agua.
 Ponemos a fuego fuerte y pronto comenzará a soltar una espuma que iremos retirando. Cuando empiece a hervir el agua bajamos un poco la temperatura y cocinamos, a medio tapar, durante al menos tres horas, hasta que los garbanzos estén tiernos. A mitad de cocción ( hora y media aproximadamente) añadimos un vaso de agua fría a la olla para asustar a los garbanzos y conseguir así que queden más tiernos.
 Retiramos del fuego y dejamos templar antes de sacarlos del caldo con ayuda de una espumadera y reservamos ya escurridos.

Para el Humus
– 400 gr. de Garbanzos cocidos.
– Medio Limón.
– Una Pizca de Comino en polvo.
– Media Cucharadita de Aceite de Sésamo.
– 2 Cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra.
– Una pizca de Pimienta Negra Molida.
– Una Pizca de Sal de Himalaya.
– Unas Hojas de Albahaca Fresca.
– Media Cucharadita de Tandori Masala.
– Unas Hojitas de Menta fresca ( para decorar).

 Reservamos las hojitas de menta y un poco de tandori masala para decorar (opcional).
En el vaso eléctrico o batidora americana, ponemos los garbanzos escurridos, el zumo del medio limón, las hojas de albahaca, la sal, la pimienta, el aceite, el comino, el tandori masala, el aceite de sésamo y trituramos hasta tener una pasta muy fina que conservaremos en la nevera hasta emplatar ( este humus puede durar bien tapado en la nevera unos 3 o 4 días) Como te habrá salido bastante cantidad puedes coger un poco y probarlo como aperitivo poniendo un poco en un cuenco espolvoreado por el tandori y decorado por una hojita de menta.
 El resto, guárdalo!!!!!!

Para las Láminas y Bolitas de Chorizo
– Un Chorizo Tipo Cular de unos 400 gr.
– 2 Cucharadas de Sala Tamari.
– Una pizca de Pimienta y Ají molidos.
– 1 Vaso grande de Vino Blanco.
– 3 Cucharadas de Nata para cocinar.
– Una Cucharada de Semillas de Lino Dorado.

 Pelamos el chorizo, lo cortamos en taquitos y lo ponemos en una cazuela, a fuego medio-alto, con la salsa tamari, la pimienta y el ají molidos. Salteamos y cuando empiece a dorarse le añadimos el vino, dejamos que empiece a hervir y entonces semi-tapamos y bajamos la temperatura, cocinando a fuego lento hasta que consuma prácticamente la totalidad del vino. Sacamos el chorizo y trituramos añadiéndole la nata y un poco del jugo de la cocción ( la mitad ) y hacemos una pasta que extenderemos sobre papel de horno formando un rectángulo que cubriremos con otro papel y extenderemos con el rodillo hasta tener una lámina de medio centímetro de grosor que recortaremos para igualar y poner rectos los bordes. Marcaremos con el cuchillo,sin llegar a cortar, los rectángulos en los que dividiremos la lámina ( nos saldrán unos 12 rectángulos de 4×12 cm, con los que haremos las hojas del milhojas y cubrimos nuevamente con el papel de horno. Lo reservamos en el congelador durante al menos una hora en plano, para terminar de cortarlo congelado facilitando así la limpieza del corte y el emplatado. Los restos de igualar los bordes los reserváis para hacer las bolitas.

 Con el resto del jugo de haber cocinado el chorizo y los restos de igualar la lámina de chorizo, hacemos una pasta con la que haremos bolitas ( de unos 3,5 centímetros de diámetro) y las rebozamos en las semillas de lino dorado. Reservamos hasta emplatar.

 Pues con todos los ingredientes ya a punto pasamos a emplatar.
 Ponemos el humus ( que tendremos reservado en la nevera) en una manga pastelera con una boquilla al gusto. Sacamos la lámina de chorizo del congelador y, sin descongelar, cortamos los 12 rectángulos premarcados ( 3 por ración). Sobre un plato o bandejita rectangular colocamos un rectángulo de base, cubrimos con una capa de humus aplicado con la manga y cubrimos con otra lámina de chorizo, repitiendo la operación una vez más formando un vistoso milhojas. Rematamos con un poco más de humus sobre la última lámina de chorizo y colocamos una bolita rebozada en lino en uno de los extremos del milhojas.
 Decoramos el plato con un montoncito de humus en el que clavaremos unas hojitas de menta y listo para servir.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *