Risotto con Rebozuelos Deshidratados y Confit de Pato.

“Risotto con Rebozuelos Deshidratados y Confit de Pato”.

Ingredientes (para 4 personas):
– 2 Vasos de Arroz Arborio ( si no encontráis podéis usar arroz bomba).
– 1 Cebolla tierna o Cebolleta pequeña.
– Un Muslo de de Pato en Confit.
– 1 y 1/2 litro de caldo de pollo.
– Unas Hebras de Azafrán.
– 1 Vaso de Vino Blanco Semidulce.
– 1 Cucharada de Mantequilla.
– 2 Cucharadas de Aceite de Oliva Suave.
– Un Paquete de Rebozuelos Deshidratados. ( he usado la marca Frutobos).
– Media Cucharadita de Sal.
– Una pizca de Pimienta Negra Molida.
– 50 gr. de Queso Parmesano en Polvo.

 Ponemos a calentar el caldo con las hebras de azafrán y mientras, picamos la cebolla en trocitos muy pequeños y reservamos, desmenuzamos el confit de pato quitando toda la grasa y venitas si las hubiera; lo troceamos y reservamos. Ponemos a rehidratar los rebozuelos en abundante agua muy caliente siguiendo las instrucciones del envase. Una vez hidratadas las setas las escurrimos y troceamos y las salteamos en el aceite de oliva bien caliente durante un par de minutos, le incorporamos el confit reservado y salteamos un par de minutos más. Retiramos del fuego y volvemos a reservar. 
 Es momento entonces de pochar, en una cacerola con fondo, la cebolla en la mantequilla a fuego medio hasta que empiece a transparentar sin dejar que se dore. Agregamos entonces el arroz y mezclamos bien con la cebollita pochada dejando que se impregne de la grasita de la mantequilla. Incorporamos el vino y subimos un poco el fuego ( del 1 a 10 en el 7) dejando que reduzca un poco, con un par de minutos hirviendo es suficiente. Añadimos al arroz las setas con el confit salteados, mezclamos bien en la cacerola y comenzamos a incorporar el caldo caliente ( en tres o cuatro veces) removiendo con frecuencia para que el arroz suelte todo su almidón. Incorporamos la pimienta molida, rectificamos de sal y cuando casi haya consumido el caldo, retiramos del fuego y le echamos el queso en polvo removiéndolo para integrarlo bien con el arroz.
 Para emplatar podéis usar un aro y rematar con unas hojitas de albahaca fresca que aromatizarán y harán el plato más vistoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *