Uitsmijters en Sneek.

 Mi cocina blogueril aún está de vacaciones pero antes de volver al trabajo y a modo de calentamiento me gustaría compartir con vosotros parte de lo vivido durante éste último mes.
 Podría contaros setecientasveintinueve cosas a cerca de este verano que casi termina pero las más importantes ya las sabéis gracias a San Facebook y como no pretendo aburrir a nadie, voy a centrarme en uno de los episodios que creo os puede interesar y con el que yo he disfrutado especialmente, a pesar de la factura corporal (5 kilos extra) que ya he empezado a pagar al más puro estilo de “Fame”…..con Sudor!!!!.

 Justo el día que me supe ganadora del concurso de blogger #gastroalmuñecar2013 y con un subidón de adrenalina, de esos que te mantienen flotando durante horas, cogíamos un avión rumbo a tierras holandesas para celebrar el 80 cumpleaños de mi mother-in-law.
 Unos días en familia en una granja rehabilitada y reconvertida en hotel con encanto en el centro del país, fueron el inicio de unas merecidas aunque breves vacaciones.
 Risas, confidencias, juegos, travesuras y emociones acompañadas siempre de viandas deliciosas quedarán para siempre en nuestra memoria.
 Después llegó la calma y escoltados por un sol espléndido partimos hacia el noroeste, donde la ciudad de Sneek se nos mostraba en ese horizonte robado al mar, alternando campos de un verde esmeralda con ríos y lagos infinitos.
 Si eres de allí tienes barco; necesitas barco y el agua se convierte en fiel compañera de camino. 
Sus gentes amables viven principalmente del turismo y la ganadería, contando con una producción de carnes autóctonas con el sello de biológicas de un sabor excelente y, por supuesto, traídos desde el mar del norte, disfrutan de una amplia variedad de pescados de gran calidad.
 La gastronomía holandesa no varía demasiado de una provincia a otra y llama la atención que tanto en las carnicerías como en las pescaderías, que en nada se parecen a las nuestras, encuentras los mismos productos en su mayoría listos para consumir. 
 En cualquier establecimiento cuidan al máximo la presentación del género lo que convierte hasta la más modesta de las fruterías, en un lugar de ensueño.
 Hacer la compra en los Países Bajos es una gozada, pues no hay un ingrediente que puedas desear que no encuentres en cualquier supermercado de la esquina. Cada vez que voy suelo hacer acopio de especias exóticas aunque, por problemas de sobrepeso de equipaje, esta vez he comprado apenas un par de bolsitas de un curry especial de Surinam al que espero dar buen uso.
 Pero quien realmente entra en estado de nirvana, culinariamente hablando, al pisar su tierra es mi chico, que recupera sabores de su niñez a los que en España no tiene acceso.
 Desayunar con Osseworst o Filet Americain untados en deliciosos panes de semillas recién horneados, almorzar un buen Saté o acompañar el café con unas Stroopwafels de pastelería hacen que se ilumine su cara. Mas, de lo que sin duda disfruta de forma especial es de los Hollandse Nieuwe, o arenque fresco, ligeramente curado en salmuera que en la época estival cuenta con la cantidad justa de grasa que los convierte en un manjar de dioses.
 Este arenque se suele consumir directamente en las mejores pescaderías o, si lo prefieres, te lo puedes llevar a casa listo para comerlo, limpiado ante tus ojos por las expertas manos de los pescateros holandeses que hacen de esta tarea un arte con el que rivalizan entre ellos pues, a mejor limpieza más calidad.
 Por fortuna, si que hay platos típicos que puedo preparar en casa y que son perfectos para un desayuno tardío tras una noche de farras, un brunch o almuerzo.
 Os hablo de los Uitsmijters ( pronunciado autsmeiters), nombre que reciben los porteros de discoteca que antaño eran los encargados de echar a los últimos clientes de las mismas. Cuentan que este es el plato que se les servía a los hambrientos trasnochadores antes de ser largados del local de turno por esos “Gorilas”.
 Son unos sencillos huevos fritos sobre pan y jamón cocido, cuya simple preparación decidí fotografiar en el desayuno-buffet del hotel Van der Valk de Sneek, que desde aquí recomiendo.
 Así pues no hay recetas hasta esta próxima semana en la que este blog volverá lleno de ilusión con nuevos y apetitosos menús.
 Hasta entonces aquí tenéis unas fotos de esos ricos huevos fritos y algunos platos típicos en los almuerzos holandeses.
 Espero que os gusten.
 Besos.

Uitsmijters




Desayuno Típico Holandés

Desayuno típico 

Almuerzo en una Pannekoeken Huis

Para los más pequeños, deliciosos crepes con ingredientes al gusto o, preparados con la misma masa, unos Poffertjes espolvoreados de azúcar glasé.

Almuerzo en un Eat-Café

Ensaladas frescas 
Bitterballen con Mostaza

Saté met Pindasaus ( Brochetas de Pollo marinado con salsa de cacahuete)
Appeltart
Stroopwafels

 Almuerzo en una pescadería

 Se que suena raro pero llegas allí y te encuentras el mostrador lleno de gente haciendo cola para pedir su bocado preferido.

Bollito con Gambitas holandesas 
Surtido de los productos que puedes encontrar en cualquier pescadería de Holanda.

   Y para terminar, el producto estrella:
 Los Arenques

Hollandse Nieuwe ( Arenques)

Diferentes formas de tomar los Arenques:

En Panecillo con cebollita picada.
Troceado con pepinillo y cebollita ( banderita incluída)

O como más me gusta, cogido por la cola!!!

 Eet smakelijk, o buén provecho!!!

Una dulce despedida.

 Hoy se acaba mi andadura como “Blogger Cocinitas” para Ideas en Polvo y como las despedidas son una de las cosas que menos me gustan en esta vida os comunico que seguiré en la sombra, apoyando iniciativas como la que en su día tuvo Deiana para animar a todos aquellos que se inicien en la aventura blogueril.
 Dejo el testigo esperando sea recogido con la misma ilusión que en su día tuve yo al recibir el honor de contar con una plataforma más amplia para dar a conocer mi trabajo.
 Resta decir que las puertas de  Ya se lo que quiero, que no son otras que las de mi cocina, quedan abiertas para quienes quieran asomarse por si alguna de mis recetas pueda servirles de inspiración.
 Me llevo además el privilegio de haber compartido esta tribuna con artistas como Celia PinedoMay garbatellaMercedes y Mayda Villar, a todas ellas gracias; ha sido un placer pertenecer a esta primera hornada de blogamigas que, quién sabe si algún día dejarán de ser virtuales, coincidiendo en el tiempo y el espacio, para comerse una de estas magníficas magdalenas acompañada de un rico café y unas risas.
 Mientras tanto aquí os dejo la receta.
Espero que os guste.
Mil besos y Mil gracias.

 “Magdalenas con Chocolate Blanco y Frosting de Mascarpone al Kirsch”.
Ingredientes ( Para 24 Magdalenas):
– 300 gr. de Harina de repostería con levadura incorporada.
– 200 ml. de aceite de girasol.
– 200 ml. de Leche entera.
– 2 Huevos L.
– 200 gr. de Azúcar glasé.
– Un par de Cucharadas de Azúcar.
– Medio sobre de Levadura de repostería.
– Una Cucharada de Sirope de Arce.
– Una Cucharadita de Polvo de Naranja.
– Pastillas o grageas de Chocolate Blanco.

 Batimos el azúcar glasé con los huevos y el polvo de naranja hasta que estén bien integrados. Añadimos la leche, el sirope de arce y el aceite y volvemos a batir enérgicamente. Agregamos la harina tamizada con la levadura y batimos hasta tener una fina masa.
En cápsulas de papel ponemos una cucharada de la masa, añadimos unas grageas de chocolate y cubrimos con más masa hasta llenar la mitad de la cápsula. espolvoreamos con el azúcar normal y horneamos con el horno precalentado a 180ºC durante 15 minutos.

 Retiramos del horno y dejamos enfriar completamente antes de añadir el frosting.

Para el Frosting de Mascarpone al Kirsch:
” Frosting de Mascarpone”
Ingredientes ( para 24 Magdalenas)
– 350 gr. de Queso Mascarpone.
– 500gr. de Azúcar glass tamizada.
– Un Chorrito de Kirsch ( licor de cerezas).


 Batir con las varillas suavemente primero y más energicamente después, el queso con el azúcar hasta tener una crema untuosa. Añadir entonces el licor batiendo un poco para integrar y poner en una manga pastelera.
 Poner unos minutos en la nevera antes de aplicar a los cupcakes ya fríos.
Decorar con el topping que se desee, yo he usado bolitas de tres chocolates.

Una mesa dulce para Paula.

  Este es un post especial en el que las fotos serán las protagonistas.
 Es además una entrada compartida pues el trabajo que aparece reflejado es fruto de dos personas, Carmen Perez de Kiss and Cakes y una servidora.
 Dos “Frikis” o “Malenis” o lo que quieran llamarnos que durante muuuuuchos días hemos preparado dulces como para un regimiento con la idea de convertir la Primera Comunión de Paula en algo inolvidable.
 Debo decir que éste es uno de esos momentos en los que sin duda el esfuerzo ha merecido la pena y no sólo por el resultado final sino porque durante el proceso, aún habiendo elaborado cada una por separado sus dulces, ha generado entre ambas un vinculo muy especial.
 Carmen, la tía de Paula, a quien conozco desde niña pero de la que me separan algunos kilómetros, tiene especial mérito pues ha hecho de la noche día compaginando trabajo, casa, y el cuidado de dos maravillosos niños para preparar galletas, brownies, etiquetas, flores, 2 espectaculares tartas, una de chocolate y otra de fondant con rosas, perlas y volantes que romperla entraba en la categoría de crimen, deliciosos macarons y hasta un pajarillo en su urna de cristal que quitaba “el sentío”.
 Yo me encargué de otras tareas, corriendo de mi cuenta parte del atrezzo asi como las galletas de recuerdo, cakespop, 2 diferentes tipos de cupcakes, Layer cake de volantes, Bolitas de coco….como veis una locura que hizo las delicias de niños y mayores.
 Llovía cuando llegamos a las bodegas “Hacienda Señorío de Nevada”, lugar dónde se celebro la fiesta, para descargar dos coches con sus inmensos maleteros llenos, tarea para la que contamos con la impagable ayuda de nuestros respectivos chicos (santos varones) y comenzar un vertiginoso baile de platos, cajas, cuadros, faroles, stands y mariposas que, tras terminar de montar, en hora por cierto, dio paso a una inexplicable emoción materializada en un abrazo. Un abrazo de alegría, de complicidad y de orgullo, sentimiento éste que no dejaba de crecer cada vez que gente ajena a nuestra celebración venía a admirar nuestra obra. Una auténtica inyección de autoestima.
 Ya para despedir esta entrega quiero añadir una cosita más, GRACIAS Carmen por tu generosidad y entrega, ha sido un placer compartir esta experiencia contigo y GRACIAS Patricia, mamá de Paula que confiaste plenamente en nosotras para este día tan especial.
 Y no me enrollo más!!!Aquí os dejo la receta de las galletas y la glasa con las que se prepararon las “Paulitas” y “Galledonuts” por si os animais a prepararlas.
Espero que os guste todo tanto como a nosotras.
Besos.

“Galletas de Mantequilla”

Ingredientes:
Para la masa de las Galletas. (Unas 25 galletas):
-500 gr. de Harina de Trigo.
-250 gr. de Mantequilla en Pomada.
-125 gr. de Azúcar glasé Tamizada.
-10 Cucharadas Soperas de Leche.(75 ml.).
-Una pizca de Vainilla en polvo.

 En una superficie lisa ponemos la harina formando una montañita y le tamizamos encima el azúcar, le hacemos un hueco en el centro simulando un volcán y añadimos dentro la mantequilla en pomada (reblandecida pero no líquida), la leche y la vainilla y trabajamos la masa con las manos hasta que se despegue fácilmente.
 Le dais forma de bola a la masa, la envolvéis en papel de film y la metéis en la nevera durante media hora.
 Mientras la masa esté en la nevera vamos preparando la tabla donde la extenderemos y cortaremos las galletas.
 Con adhesivo ( fixo) fijamos las varillas a la tabla para que sirvan de niveladoras al extender la masa y así nos saldrán las galletas con el mismo grosor.
 Colocamos una hoja de papel de horno doblada entre las varillas  y colocaremos la mitad de la masa ya fría en el centro.
 La cubrimos doblando la hoja sobre la masa y pasamos el rodillo hasta extenderla completamente .
 Cortamos con el cortador elegido y vamos colocando las galletas en la bandeja del horno sobre papel de hornear. Repetiremos esta operación hasta terminar toda la masa (que nos cundirá para hacer unas 25 galletas).
 Con el horno precalentado a 180º hornear durante 12 o 15 minutos según el tamaño.
Dejar enfriar un poco antes de retirar con ayuda de una pala y colocar con mucho cuidado sobre una rejilla para que se enfríen.

Para la Glasa:


 “Punto de Escritura” ( para los perfiles)
– 230 gr. de Azúcar Glasé.
– 40 gr. de Claras líquidas Pasteurizadas.
– 6 Gotas de Vinagre de Manzana.

 Ponemos en el bol las claras y batimos incorporando el azúcar ( no hace falta tamizar) poco a poco a velocidad mínima, casi al final le incorporamos el vinagre y batimos un poco más siempre a velocidad baja y no más de 5 minutos para que no se incorpore demasiado aire pues podría dejarnos la glasa frágil y opaca.

 “fluida” ( para el relleno)
Usando la mitad de la glasa anterior se le añade agua con poco a poco removiendo con una cucharilla hasta conseguir la textura deseada que estará conseguida cuando al pasar un tenedor por la superficie las huellas que deje desaparezcan pasados 10 segundos. Que tarda más? le añadimos agua, si tarda menos le agregamos un poco más de la glasa punto de escritura.

Y ahora la mesa o mesas, porque se preparó además una pequeña con las chuches para los más pequeños.

Las Tartas
La maravillosa tarta de Carmen y su Pajarito detrás.
La mesa de chuches.
Detalle de las capsulitas con las chuches ideadas por Carmen.

Cupcakes.
Brownies, Blondies y Macarons.
Tartaletas de Mora y Bolitas de Zanahoria y Coco.
Las deliciosas Galletas de Carmen.
los cakepops

En este lienzo los invitados dejaron una dedicatoria para paula.
“El Photocall”
Se lo pasaron en grande!!

 Y de recuerdo estas bonitas “Paulitas” y “Galledonuts”.

Para las niñas.
para los niños.

Y las Paulitas!!!

La próxima semana volveremos a la normalidad!!!!