Bizcocho Cuatro Cuartos de Aliter Dulcia.

Recibir cosas por mi cumple, santo o fechas señaladas dejó de tener importancia hace mucho para mi, pero necesitaba una excusa para cruzar España y plantarme en su escuela de cocina.
 Así, aprovechando que hace pocos días hice la friolera de 16 años de casada y la necesidad de mi chico de visitar Asturias por motivos laborales, pedí por mi aniversario un regalo muy especial.
 En el número 20 de la calle San Bernardo de Gijón, Isabel, el alma máter de Aliter Dulcia, daba una clase magistral de bizcochos perfectos el pasado 5 de octubre; y si algo me apetecía en este mundo era estar allí.
 Hay quién sueña con ir a a ver al “Boss” o un “Madrid- Barça” pero desde que ella empezó a impartir sus talleres de cocina yo soñaba con participar en al menos uno de ellos.
 Ya dentro de su preciosa escuela, junto a otras seis chicas estupendas y antes de comenzar, nos preguntó a cada una la razón por la que asistíamos a su taller y quizás mi respuesta no sonara del todo inteligente pues, mientras las demás hablaban de aprender, yo andaba emocionada por el simple hecho de estar allí, con la autora del blog que me sirvió como ejemplo e inspiración en mis comienzos y por la que siento gran admiración.   
 Pero no nos equivoquemos, aprendí y mucho. Descubrí el porqué de alguno de mis fracasos y lo más importante, a preparar bizcochos realmente perfectos.
 La jornada transcurrió en un suspiro. Amena, divertida y cercana, Isabel nos fue desgranando los entresijos de una repostería honesta mientras batíamos, mezclábamos y horneábamos cuatro deliciosos bizcochos de los que fuimos dando cuenta mientras aún estaban calientes.
 Mereció sin duda la pena, por lo que amenazo con volver para que me descubra los secretos de sus maravillosos macarons que, según tengo entendido, son de los mejores que se pueden comer.
 Aquí os dejo un pequeño testimonio gráfico de mi paso por una de esas pastelerías con alma, de las que te transportan a otra época, a esos años en los que uno, en compañía o solo, se tomaba su tiempo para disfrutar de la merienda o el café sin mirar los whatsApp ni contar las calorías.
 Aliter Dulcia, si tenéis ocasión, no dejéis de visitarla.

 Bizcocho “Cuatro Cuartos” Receta de Isabel de “Aliter Dulcia”



Llamado así por la proporción de sus ingredientes en el que Isabel sustitye parte de la harina por almendra molida dándole un sabor mucho más rico.

Paso a Paso

Ingredientes:
– 120 gr. de Harina de Repostería.
– 60 gr. de Almendra Molida.
– 180gr de Azúcar glass.
– 180 gr de Huevos ( tres huevos L) a temperatura ambiente.
– 180 gr. de Mantequilla en Pomada ( blandita pero no derretida).
– Una Cucharada de levadura en polvo ( algo más de medio sobrecito de levadura Royal).

 Precalentamos el horno a 180º C. Tamizamos la harina junto a la almendra molida y reservamos. Batimos la mantequilla junto con el azúcar a velocidad media hasta que haya blanqueado la mantequilla. Añadimos los huevos de uno en uno sin dejar de batir y batimos durante un ratito más. Paramos para incorporar entonces la harina con la almendra tamizadas y la levadura y batimos un par de minutos más a velocidad media.
 Vertemos en un molde redondo desmoldable forrado con papel de hornear y metemos al horno durante unos 40 minutos. Comprobamos que está cocido pinchando el centro con un palillo ( debe salir seco), no abriendo el horno nunca antes de que hayan pasado al menos dos tercios del tiempo necesario para su cocción. sacar del horno y dejar enfriar un poco antes de desmoldar.
 Como he decidido rellenarlo, una vez frío, lo he envuelto en papel de film y lo he metido en la nevera durante un dia.
Para la decoración ( opcional):
Ingredientes:
– Frambuesas y moras frescas.
– Azúcar Glass.
– 250 gr. de Frosting de Mascarpone.
 Abrimos el bizcocho por la mitad ( yo marco primero con un cuchillo y luego paso hilo dental cortándolo perfectamente). Ponemos el frosting de mascarpone, en el medio del bizcocho, con ayuda de una manga pastelera, reservando un poco para el remate de la decoración. Extendemos la crema y cubrimos con la parte de arriba y echamos una cantidad generosa de azúcar glass que extenderemos también. Hacemos un circulo en el centro del bizcocho con la crema restante y la vamos aplastando con un cuchillitos como indica la foto. Colocamos las moras y frambuesas ( lavadas y secas) dentro del circulo y ya está lista para comer.

 Delicioso!!!

 

Bizcocho de Espelta y Mandarinas.

 “Bizcocho de Espelta y Mandarinas”
Ingredientes:
– 250 gr. de Harina de Espelta.
– 250 gr. de Azúcar Integral de Caña.
– 3 Huevos L.
– 110 gr. de Aceite de Girasol.
– 110 gr. de leche Natural de Almendras.
– 2 Mandarinas.
– 50 gr. de Avellanas Tostadas.
– 2 Cucharaditas de Bicarbonato Sódico.

Lavamos, secamos y trituramos las mandarinas con la piel, cortadas en cuartos, junto a las avellanas. Incorporamos los huevos y el azúcar y batimos ( en vaso eléctrico o con la minipimer de toda la vida) durante 4 minutos. Agregamos la leche de almendras y el aceite y batimos 1 minuto más. Incorporamos la harina y el bicarbonato y batimos durante 3 minutos más.
Ponemos la masa en un recipiente tipo Plum Cake forrado con papel de horear ( yo lo pego al molde con un poco de mantequilla) y horneamos durante 45 minutos con el horno precalentado a 180ºC. Pincha siempre el centro con un palillo para comprobar que esté listo antes de sacarlo del horno ( nunca antes de que lleve 2 terceras partes del tiempo necesario de horneado) Sácar del horno y dejar enfriar antes de desmoldar.

Es un bizcocho contundente ideal para acompañas una buena taza de te.

Si os apetece presentar el bizcocho de otra manera puedes prepararlos en vasitos de cristal ( de los de yogur) untados de mantequilla rellenándolos hasta un poco menos de la mitad ( si los rellenas más se derramarán) y horneándolos a 180ºC durante 15 minutos.
Servir decorados con un gajo de mandarina pelado y alguna florecilla comestible ( le he puesto de romero)

Desayuno con Diamantes.

Días atrás celebré mi 15 aniversario de bodas y sé que alguno de vosotros espera las recetas de un menú para dos, elaborado con mis propias manos con el que intentar sorprender a mi chico y a vosotros también. Pero se me adelantaron y, aprovechando la festividad del Pilar, una sorprendente escapada romántica a la ciudad de Córdoba me ha alejado durante unos días de los fogones acercándome por el contrario a la gastronomía cordobesa de la que vengo repleta en todos los sentidos y de la que más adelante compartiré alguno de los suculentos platos que he tenido la suerte de probar.

Antes de marcharme, sin embargo, tuve ocasión de organizar en casa un “Desayuno con diamantes”, un meeting de chicas sentadas en la terraza , a miles de kilómetros de Tiffany´s y sin brillantes adornando nuestras cabezas pero disfrutando de un breakfast preparado con mucha ilusión para satisfacer así el deseo de mi prima Luisita de reunirse con mis hermanas y mi madre, en una espléndida mañana que hemos aprovechado para ponernos al día de nuestras vidas y avatares.

Pronto volverá a Madrid con la promesa de volver en breve y espero que lo haga un buen sabor de boca, tanto por la deliciosa mañana de risas y confidencias como por los dulces que con tanto cariño he preparado para compartir con ellas. Unos “Mini hojaldres con Frutos Rojos” seguidos de un “Short Bread ” y “Bizcocho Cremoso de Mascarpone con Nata al aroma de Vainilla”.
Aquí os dejo las recetas. Espero que os gusten tanto como a ellas.
Besos.

“Mini hojaldres con Frutos Rojos”


Ingredientes
( para 6 hojaldres):

– 1 Lámina de hojaldre refigerado.
– Un trocito de Mantequilla en Pomada.
– 1 Cucharada de Azúcar moreno.
– 6 Fresas.
– 18 Arándanos.
– Azúcar glass para espolvorear.

Cortamos el hojaldre con un cortapastas redondo de dos tamaños para colocar los aros sobre los círculos

Hacer una pasta con la mantequilla u el azúcar moreno y pincelar el hojaldre ya cortado y después de montado también.

Colocar sobre papel de hornear pintado con la mezcla de mantequilla y meter en el horno precalentado a 180º hasta dorar.

Dejar enfriar en una rejilla antes de añadir las frutas.

Lavamos y secamos las frutas, cortamos las fresas en abanico y las colocamos sobre los hojaldres antes de servir. Espolvoreamos con azúcar glass y listos.

” Shortbread”

Ingredientes (Para 8 porciones)

– 150 gr. de Harina.
– 100 gr. de Mantequilla con un poco de sal a temperatura ambiente.
– 50 gr. de Azúcar glass y un poco más para espolvorear al servir.

Poner en un cuenco la harina y la mantequilla, amasando con las manos hasta que se formen migas. Agragar entonces el azúcar y trabajar la masa hasta que esté blanda. Formar una bola y extender con el rodillo en una superficie enharinada hsta tener un círculo liso de unos 20 cmt.

Ondular los bordes con los dedos, pinchar con un tenedor y marcar con un cuchillo las porciones que queremos cortar .

Hornear con el horno precalentado a 150º unos 30 o 35 minutos, que esté cocido pero sin dorarse.

Sacar del horno y cortar en caliente por las marcas. espolvorear con azúcar y servir.

“Bizcocho Cremoso de Mascarpone con Nata al aroma de Vainilla”.

Ingredientes para el bizcocho

– 150 gr de Mantequilla en pomada.
– 200 gr de Azúcar.
– 3 Huevos Medianos.
– 200 gr de Harina con levadura.
– 1 cucharada de Polvo de Naranja.
– 1 cucharadita de levadura.
– 200 gr. de Queso Mascarpone.

Con las varillas mezclamos la mantequilla con el azúcar e incorporamos después los huevos uno a uno sin dejar de batir. Añadimos el queso mezclando bien y agregamos la harina y levadura tamizadas. con Ayuda de una espátula colocamos la masa en un molde engrasado con mantequilla y con forma de corona y horneamos a 180º con el horno precalentado durante 45 minutos

Dejar enfriar antes de demoldar.

Para la Nata al aroma de Vainilla:

– 3 Cucharadas de Azúcar glass
– 250 ml. de Nata para montar.
– Una pizca de Vainilla azucarada en Polvo.

Con las varillas montar la nata incorporando la vainilla y el azúcar poco a poco.

Enfriar en la nevera hasta servir.

Espolvorear el bizcocho con azúcar glass y decorar so se desea con algunos frutos, yo he usado unos arándanos que me quedaron.

Listo para comer!!!!

Servir acompañado de la Nata Montada bien fría.

 El resultado es buenísimo.