Sandía´s Bloody Mary. Para mis Followers.

07-IMG_1555Me preguntaban el otro día por el número de Followers que tiene este blog. Recordé entonces que hace mucho dejé de contar para no ponerme presión.

Porque cuando te conviertes en blogger, esperas que tus publicaciones tengan miles de seguidores y visitas, y que esta afición, a la que tanto cariño pones y tantas horas dedicas, se convierta de la noche a la mañana en un “boomsupertop” de las redes sociales.

Pasan los meses y eso no llega. Añades entonces al esfuerzo de sacar la publicación semanal, el que tienes que hacer a diario para enfrentarte a la frustración de no encontrar la clave que te conecte con la multitud.

Observas a los mejores del gremio y comienzas una batalla, buscando la evolución, tratando de conseguir despuntar… brillar.

Porque, como buena leo, te niegas a pasar por este mundo sin que se note. Te das cuenta de repente que estás haciendo concesiones y aceptando el ritmo de la danza prefijada y te rebelas. Porque quieres ser diferente, porque eres diferente y quieres ponerlo en valor. [Read more…]

Bellini Cocktail. La Burbúja Gastronómica.

4-2012-11-11 14.28.11

Parece que alguien quiere poner puntos sobre ies.

En esta España nuestra, predestinada por carácter a saltar de burbuja en burbuja, el ir de pincha globos es lo último en periodismo.

Superada la “bubble” inmobiliaria y con la culinaria a punto de estallar; como digo, está creando tendencia el atreverse a llamar a las cosas por su nombre (ya podemos dejar de sentirnos unos paletos por pensar que no pocas obras de “arte” expuestas en algunos lugares son pura bazofia o por no aplaudir que nos sirvan platos de humo).

Porque no todo vale y muchos están preparando sus alfileres para que aquellos que realmente no merezcan estar en el top del mundo gastronómico se empiecen a bajar del carro.

Y en el amplio espectro en el que han derivado nuestras artes coquinarias, como en cada inicio de crisis, los primeros en caer serán aquellos que consiguieron auparse a base de influencias, parné y palmeros; adivinando el sitio y hora perfectas de hacer o hacerse la foto con un attrezzo impecable y diciendo a cada quien lo que quiera escuchar, pero cuyo mérito único es: saber venderse (que no es poco). [Read more…]