Secreto TIKKA MASALA

18-IMG_5805

Ya sabéis de mi afición por las especias. Me entusiasman. Tanto, que no puedo evitar volver con alguna cada vez que salgo de compras.

Tengo además una especie de radar rastreador en países extranjeros, orientado a encontrar sus puntos de venta. Bueno, lo del radar no es cierto; nací con el GPS averiado por lo que mi buscador se llama Erik (es mi chico) y me debe ver disfrutar tanto en ese tipo de establecimientos que siempre consigue encontrar alguno para mí.

A veces tengo suerte y sin pretenderlo doy con ellas, como cuando por casualidad descubrí al fondo de un Marks & Spencer un córner lleno de alimentos usados habitualmente por los británicos. Allí estaban sus estanterías, a rebosar de especias de origen hindú y… me abalancé sobre ellas.

El “Packaging” súper atractivo hizo el resto y acabé en la caja con un cestillo lleno de de salsas y mezclas ya preparadas para cocinar platos típicos de la gastronomía mundial. [Read more…]

Magret de Pato sobre Crema de Foiè con Reducción de Mistela y Mandarina Picante.

En dos semanas estaremos añadiendo alas a la mesa del comedor y dando un repaso de plancha a la mejor de nuestras mantelerías.
Alguno de vosotros estaréis temblando de pensar en el reencuentro, un año más, con el cuñado insoportable o con los sobrinos diabólicos, que no pararán hasta ver tu jarrón favorito hecho añicos en el suelo, bajo la atenta y complice mirada de su amantísima madre.
Pero sucede a veces, llegada la madurez y con ella las ausencias, que la celebración de la Nochebuena se convierte en algo entrañable.
A mi me ha pasado; me ilusiona recuperar por unos días la esencia de la familia, aunque eso me suponga cuatro veces más trabajo y un estrés añadido en la cocina por pretender que todo esté perfecto a la hora de sentarnos a la mesa y disfrutar de la cena.
En casa no somos muy religiosos, pero escuchar desde hace días el Mesías de Händel llena el ambiente de una singular espiritualidad que, junto con las luces doradas repartidas por todas las habitaciones, hacen que se respire a navidad y se magnifiquen los buenos sentimientos.
Permitidme pues un consejo los temblorosos a los que se os atraganta el pavo:
Sintamos la #ChristmasTime con todas sus consecuencias y celebremos la vida aunque sea con lágrimas en los ojos.
Creo que ahí radica el secreto para disfrutarla y la manera de conseguir que, al preparar cualquiera de los platos elegidos esa noche, el resultado sea extraordinario y deslumbrante.
Si aún así se os sigue atravesando el turkey, no dudéis en sustituirlo por este delicioso magret de pato del que aquí os dejo la receta.
Espero que os guste.
Besos.

Paso a Paso 

Ingredientes (para 6 personas):

Para la Reducción de Mistela y Mandarina Picante

– 750 ml. de Vino Mistela de Moscatel ( puedes usar un Moscatel seco o un Blanco semidulce).
– 1 Mandarina.
– 1 Guindilla Roja Picante Fresca.
– 3 Cucharaditas de Espesante ( he usado el de Maizena).
– 1/2 Vasito de Caldo de Pollo.

Lavamos y secamos la guindilla y la mandarina. Cortamos la mitad de la guindilla en rodajitas finas ( si quieres la salsa muy picante úsala entera, pero con la mitad es suficiente, el resto la puedes guardar) corta también dos trozos de piel de la mandarina ( sólo la parte naranja, sin blanco) y la haces tiritas muy finas.
Pones las tiras de mandarina y las rodajitas de guindilla en un cazo, añades el zumo de la mandarina ( si cae un poco de pulpa mejor), incorporas el agua, el caldo y lo pones al fuego vivo para que reduzca.
Cuando haya reducido algo más de la mitad, le agregamos el espesante, removiendo para que se diluya bien, y lo dejamos reducir un poco más ( unos 5 minutos) a fuego medio.
Retiramos del fuego y reservamos sin dejar que se enfríe por completo.
Lo que te sobre después de hacer esta receta, lo guardas en la nevera y lo puedes usar varios días después acompañando otras carnes.
 Para la crema de Foié
– 2 Patatas Medianas.
– 200 gr. de Foié de Pato ( he usado el bloque enlatado de 200gr de Foiè de Lidl que está muy rico).
– 25 gr. de Mantequilla sin Sal.
– Medio Litro de Agua Mineral.
– 30 Ml. de leche Evaporada.
– 1/4 de Cucharadita de PimientaBlanca Molida.
– 1/2 de Cucharadita de Sal del Himalaya ( puedes usar sal normal).

Pelamos y cortamos las patatas en dados, las ponemos en un cazo, les añadimos la sal y la pimienta, las cubrimos con el agua y las ponemos a fuego medio-alto para cocerlas hasta que estén tiernas.
Una vez cocidas, les tiramos el agua.

Cuando estén bien escurridas les añadimos la mantequilla, el bloque de foiè cortado por la mitad y la leche evaporada.
Trituramos con la batidora hasta tener una crema muy fina y reservamos sin dejar que se enfríe por completo.

Igual que la reducción, lo que te sobre de esta crema puedes guardarlo en la nevera y usarlo hasta tres días después como acompañamiento de otros platos..

Para la Guarnición 
– Uvas Grandes.
– Grosellas.
– Kumkats.

Lavamos y secamos las frutas.
Los Kumkats los hacemos rodajitas ( eliminamos los huesos si los tuvieran).
Pelamos las uvas, les quitamos las semillas y las cortamos en cuartos.
Reservamos.

 Para el Magret de pato ( pechugas).
– 2 Pechugas o Magrets de Pato ( de venta en supermercados y Grandes superficies).
– Pimienta Negra Recién Molida.
– Media Cucharadita de Sal del Himalaya ( puedes usar sal normal).

Lavamos, secamos muy bien y eliminamos de las pechugas cualquier resto de vísceras o exceso de grasa que pudieran tener, aunque suelen venir bastante limpias.
Hacemos unos cortes sobre la piel sin llegar a la carne, para que al cocinar las pechugas no se nos encojan.
Salpimentamos por las dos caras y en una sartén, a fuego fuerte, las asamos de una en una.
Primero por la parte de la piel, durante un par de minutos, bajamos un poco el fuego y damos la vuelta a la carne. Asamos otros tres minutos. Sellamos también por los laterales; un minuto por cada lado (así se quedará roja por dentro, pero si te gusta la carne más hecha la puedes saltear a fuego vivo durante medio minuto una vez que esté trinchada en lonchas).
Retiramos del fuego y pasamos a emplatar.

Para el Emplatado
Dos Magrets de Pato Asados.
– las Frutas de la guarnición.
la Crema de Foiè.
– La Reducción de Mistela.
– Medias porciones de Pan de Molde de Cereales tostado.
– Unas escamas de Sal Maldon (Sal en Escamas).
– Flores Secas Comestibles (del Lidl) si tienes frescas mejor.

Ponemos la crema de Foié en un Biberón para poder aplicarla con más precisión. Trinchamos las pechugas en lonchitas de 1 centímetro de grosor.
Con la crema de foiè hacemos un dibujo en el plato y colocamos un trozo del pan tostado como indica la foto.
Cubrimos el pan con más crema de foiè y encima colocamos unas 6 lonchas de Pechuga o magret.
Espolvoreamos la carne con una pizca de sal en escamas, la regamos con una cucharadita de la reducción de mistela y colocamos sobre ella una hilera de frutas, alternando las uvas con las rodajas de kumkats.
Regamos las frutas también con otra cucharadita de reducción de mistela y ponemos un poco más en el plato sobre la que pondremos un poco más de uvas y las grosellas. Espolvoreamos con las flores secas y servimos.

Un plato delicioso y suculento como protagonista de tu mesa.

Espaguetis Boloñesa, My way.

 Creo que cada hogar tiene dentro de su entorno culinario, una adaptación propia y personal de la gastronomía local y los sabores con los que ha crecido.
 Cocidos, potajes con legumbres, pescado frito, rebozado o en cazuela; escabeches, carnes en adobo, al ajillo, con salsa o estofadas con patatas; el arroz del domingo o las migas de harina de sémola en los escasos días de lluvia, son un fijo en los hogares motrileños en los que aún se dedica tiempo a cocinar.
 De todas esas recetas heredadas de la abuela o tías y que mi madre sigue a día de hoy preparando, son ahora albaceas mis hermanas mayores pues, aún volviéndome loca los guisos tradicionales y el cuchareo, uní mi vida a un centro europeo fascinado con las artes de cocinería española, pero que se come la fabada con cuchillo y tenedor.
 Quizás por eso no me quedó más remedio que reinventar la cocina de mi casa y buscar alternativas ricas y nutritivas con las que cualquiera pudiera disfrutar de mi mesa.
 A base de insistir e introducir algunos cambios poco ortodoxos en mis recetas, he conseguido que mi chico ame el arroz en cualquiera de sus versiones, que prefiera el AOVE a la mantequilla y que, de vez en cuando coja la cuchara para comerse unas buenas fabes con almejas.
 Pero con lo que sin duda he acertado de pleno, es con la adaptación de esta receta suya de espaguetis boloñesa, que se ha convertido en el plato de batalla favorito de todos y es por eso que he decidido elegirla como la primera de la clase del ” Curso de cocina para hijos independientes”con la que pretendo enseñar a los míos a ser capaces de alimentarse bien, sin depender de los tuppers de mamá.
 A estos “Espaguetis Boloñesa, My Way” quiero otorgarles además, la consideración de legado culinario familiar de los Leeuwerk-Martín que hoy tengo el placer de compartir con vosotros.
 Espero que os gusten.
 Besos.

 “Espaguetis Boloñesa, My Way”

 Ingredientes

Para 4 Personas:

Para la Pasta
– 500 gr. de Espaguetis.
– 1 Cucharada de Sal.
– Agua.

 Para la Salsa Boloñesa My way ( apta para celiacos e intolerantes a la lactosa)
– 900 gr. de Tomate frito ( yo uso sin gluten y bajo en azúcar).
– 250 gr. de Champiñones.
– 1 Pimiento Verde.
– 1 Zanahoria.
– 1 Cebolla tierna o Cebolleta Mediana.
– 500 Gr. de Carne Picada.
– 1 Vaso de Leche semidesnatada sin lactosa.
– 1 Vaso de Vino Blanco.
– 4 Cucharadas de Salsa de Soja Tamari ( sin Gluten).
– 5 Cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra.
– 1/2 Cucharadita pequeña de Comino en polvo.
– 1/2 Cucharadita pequeña de Pimienta Blanca Molida.
–  Media Cucharadita de Sal.
– Media Cucharadita pequeña de Albahaca.

Para la Presentación del Plato
Queso Parmesano en Polvo.
– Hierbas Aromáticas frescas ( Albahaca ).

Paso a Paso

 Pelamos y cortamos los champiñones en láminas y reservamos.

 Lavamos, limpiamos y cortamos en trocitos muy pequeños la cebolleta y el pimiento verde y reservamos también.

 Pelamos y cortamos la zanahoria en pequeños daditos.

 Y ya, con las verduras listas, podemos empezar a preparar la salsa.
 Ponemos el aceite a calentar en la cazuela y, a fuego medio-alto ( en el 7 en una escala del 1 al 10). Sofreímos la cebolleta y el pimiento removiendo de vez en cuando, durante 3 minutos. Incorporamos entonces la zanahoria, la pimienta, el comino, la mitad de la sal y cocinamos removiendo de vez en cuando también, hasta que la cebolleta empiece a transparentarse.

 Añadimos los champiñones y la salsa de soja, removiendo y cocinando durante 5 minutos más.
Es momento de incorporar la carne; subimos la potencia del fuego un par de puntos y sin dejar de remover la cocinamos hasta que empiece a dorarse. En ese momento echamos la mitad de la sal que nos quedaba y el vino, mezclándolo bien con los ingredientes, y lo dejamos reducir bajando la temperatura a fuego medio.

 Una vez reducido el vino, incorporamos la salsa de tomate, la leche y suavemente mezclamos.  Echamos la albahaca y volvemos a mezclar muy bien hasta integrar todos los ingredientes.
 Cocinamos hasta que haga chup-chup y entonces retiramos del fuego, tapamos y reservamos.

 Con la salsa lista es momento de cocer la pasta.
 Ponemos a hervir una olla con abundante agua. Cuando empiece a burbujear le añadimos la sal y la pasta, que removeremos para que no se apelmace y la cocemos durante el tiempo que marca el envase (el tiempo de cocción puede variar de una marca a otra).
 Una vez cocida, la escurrimos y pasamos a emplatar directamente.

Emplatado

 Con la salsa lista, la pasta recién cocida, el queso en polvo y la albahaca pasamos a montar los platos.

 Con ayuda de un tenedor grande y cuchara enrollamos una cuarta parte de la pasta y la colocamos en el centro de un plato (puedes usar si prefieres una cuchara especial para coger espaguetis).
 La cubrimos con un par de cazos de la salsa boloñesa y espolvoreamos con un par de cucharaditas de parmesano en polvo. Decoramos con unos brotes u hojas de albahaca fresca y listos para comer.

 Yummy!!!!